Nosotros

Me llamo Daniela y tengo dos hijos, Lucas e Ignacio, los cuales comparten conmigo la pasión por los animales. Gabriel, mi marido nos acompaña pacientemente.

Tuve la oportunidad de crecer en una casa con un gran jardín, rodeada de la compañía de muchas mascotas, entre ellas perros de diversas razas: pastor alemán, pastor belga, setter irlandés, cocker spaniel, kuvasz, doberman, airdale terrier, schnauzer miniatura, collie, caniche, fox terrier, mestizos, entre otras. 
Ellos supieron compartir mis juegos y ser cómplices de los secretos mejor guardados. Cada uno aportó un granito de arena para que mi amor por los animales sea hoy inmenso.



Hoy en día convivimos con varios animales, cada uno es especial y recibe el cariño y los cuidados necesarios. 
Hace unos años, por problemas físicos, tuve que abandonar mi actividad diaria de entrenar caballos; debí cambiar mi estilo de vida. Para soportarlo mejor recurrí a los perros para que me “sostengan”. Por medio de Internet descubrí las bondades del Pastor Blanco Suizo. 
Me interioricé detalladamente sobre esta nueva raza y visité diferentes criaderos. 
Finalmente decidí adquirir a Galana Von Basel – Athina -

Cuando uno decide traer un nuevo perro a casa es muy importante no saltear este paso de investigación e interiorizarse de las necesidades que tendrá ese lindo cachorrito, que pronto crecerá, y se transformará en un adulto. Específicamente saber qué espacio necesita, cuáles son sus costumbres, su alimentación, higiene, cuidado del pelo, etc. Un perro es un compañero que uno elige por muchos años, si uno tiene en cuenta eso al elegirlo deseará que su amigo goce de buena salud, un carácter equilibrado y que no lo sorprenda mientras crece, respondiendo a su genética.

Para la mejor elección no debe dejarse nada en manos del azar.

Convencida de encontrar en Athina todo lo que yo necesitaba y teniendo la oportunidad de haber conocido a sus padres, no me importó pagar por ella un precio más alto de lo que se podía encontrar en el mercado. Julián y Marcelo, sus criadores, supieron mostrarme su pasión por los perros. Estaba convencida que esa camada que habían logrado sería especial, y así fue.

Enamorada de mi cachorra, decidí adquirir otra. Esta vez la quería de otra línea de sangre y de pelo corto. Sentada una vez más frente a Internet conocí a Alex de Blancanieves, un macho que me impactó. Me puse en contacto con Marita y Fabián, del Club del Pastor Blanco Suizo, quienes dedican mucho de su tiempo y esfuerzo en la difusión y mejoramiento de la raza. Entre desvelos, pasión y trabajo, lo están logrando.

Ellos supieron interpretarme y encontrar a la otra perra que estaba buscando: Princess de Blancos del Sur – Inti -. 
Hoy tengo las perras que quiero y no es por casualidad.

 

Ahora tengo el compromiso de criar los futuros perros que otros pudiesen estar necesitando. Esta responsabilidad asumida me lleva a no criar por criar, sino a tratar de aportar a esta excelente raza ejemplares de gran calidad morfológica con un temperamento y un carácter equilibrado, poseedores de una correcta socialización, en perfecto estado de salud.

Para ello me enfoqué en una activa socialización de mis perras, futuras madres. Ambas participaron durante dos años en cursos de terapia asistida para personas discapacitadas. Aprendieron a “soportar” cualquier imprevisto o reacción que alguien pudiera tener para con ellas. Hasta disfrutaron de tirar sillas de ruedas.

Es tal el grado de integración a nuestra familia que las incluimos en nuestras vacaciones, sin importar el destino seleccionado. Son nuestra compañía permanente, nos acompañan en nuestras bicicletadas familiares; durante visitas a centros comerciales, ellas aprendieron a esperarnos pacientemente en la puerta de los locales; disfrutan cuando van a buscar a mis hijos al colegio, donde reciben muchos mimos de otros niños; los fines de semana esperan ansiosamente al costado de la cancha cuando Lucas e Ignacio practican sus actividades deportivas o se dejan pasear por algún niño pequeño mientras espera a su hermano mayor; durante las clases de tenis, ellas esperan la orden para trabajar de “ball dogs”.

Para cada camada buscaré el macho de manera exhaustiva, sólo concretaré el servicio cuando esté convencida de haber elegido la mejor opción para obtener una lechigada especial.

Cada camada tendrá satisfechas todas sus necesidades. Los acompañaremos en muchas y variadas experiencias, entre ellas la cohabitación con otros animales. Recibirán la seguridad necesaria para poder entrar en contacto con las personas para así permitirles lograr el aplomo necesario para el entorno al cual están llegando.

Estoy segura que actuando de esta manera tan precisa donde todo es pensado a conciencia, cada uno que se lleve un ejemplar deWhite so White disfrutará y podrá valorar a lo largo de los años el compañero que eligió para seguridad y compañía.

Tranquilo, alegre, cariñoso, será la mascota en quién poder confiar hasta lo más preciado que tenemos: nuestros propios hijos. Sólo necesitamos una cosa de ustedes: que con responsabilidad continúen el camino en que han sido iniciados estos, nuestros perros. Que así sea.

María Daniela Balduzzi

Dejanos tu Mensaje