La Raza

Historia, apariencia, cuidado,temperamento y selección del cachorro.

 Historia

En 1899 se inscribe el 1º Pastor Alemán con el nombre de Horand Von Grafrath. Su abuelo Greif (1879) era totalmente blanco, por lo tanto el origen del Pastor Blanco Suizo (PBS) es el mismo que el del Pastor Alemán, genéticamente es igual pero de color blanco.

En esa época los pastores preferían trabajar con perros de este color para poder diferenciarlos de los lobos.

Fue a comienzos del siglo XX cuando estos ejemplares fueron perseguidos casi hasta su extinción en Europa, con el fin de criar perros que se ajustaran a las normas del estándar oficial en esa época.

1 2 3

Así fue que el “blanco” se diseminó por América del Norte y Canadá, criado y protegido por los granjeros de la zona. Se le dio el nombre de Pastor Blanco o Americano-Canadiense.

En América se formó el 1º Club del Pastor Blanco en la década del 70 y a partir de 1971 se importaron los primeros perros a Suiza, luego progresivamente al resto de Europa.

Se considera al macho americano Lobo como el antepasado de la raza en Suiza. En 1991 se registra la raza en el Libro de Orígenes de Suiza (LOS). Mientras tanto en Alemania y la FCI se negaban a reconocerlo. Recién en 2003 fueron aceptados y nuestro Pastor se convirtió en Pastor Blanco Suizo. La FCA, alineándose con las decisiones tomadas por FCI reconoció la raza en nuestro país.

APARIENCIA

Son perros de Grupo 1, pastoreo. De talla mediana, el macho 65 cm. y la hembra 60 cm. Perros robustos, musculosos y elegantes.
Su cuerpo se asemeja a un rectángulo ligeramente alargado. Sus orejas erguidas grandes y paralelas y su cola en forma de sable. Poseen una doble capa de pelo y hay dos variedades de longitud mediana (pelo corto) o larga (pelo largo).

CUIDADO

Precisan cuidados razonables en cuanto a su alimentación e higiene. Su capa a pesar de ser blanca se mantiene limpia y sin olor. Se los puede cepillar de vez en cuando pero a diario en época de muda.

Necesitan sentirse valorados y que se los eduque. Son perros activos con espíritu deportista. Les gusta hacer ejercicio y correr para mantener un buen estado físico y de ánimo.
Son perros sanos, resistentes y duros. La tasa de displacia de cadera es muy baja. Las vacunas, desparasitaciones son comunes al resto de las razas.


TEMPERAMENTO

Es un perro polivalente y altamente adiestrable. Se utiliza como perro de pastoreo, policía, vigilancia, defensa, rastreo y rescate en catástrofes, de servicio para personas con deficiencias o minusvalías como las invidentes. Sobresalen en todo tipo de pruebas de obediencia y trabajo, o en Agility. Incluso alguno ha triunfado en el mundo del cine.

Es un perro que se adapta a cualquier tipo de tarea o persona.

Si están bien socializados no mostrarán conductas extremas de miedo o agresividad. Su temperamento es ligeramente menos dominante que el del Pastor Alemán, puede llegar a mostrarse reservado con los desconocidos. En los test de temperamento el Pastor Blanco tiene uno de los promedios más alto entre las razas con un 75%.

Son de una excelente convivencia en el grupo familiar. Suelen mostrarse dispuestos a obedecer incluso hasta los más pequeños sobre todo si han crecido entre ellos.
Son listos, imaginativos e intuitivos, no es necesario usar métodos duros con ellos.
Con dedicación, amor y educación extra sus capacidades no tienen límite.

SELECCION

Se deben escoger ejemplares bien socializados. Mejor si se puede conocer a ambos progenitores y verificar sus temperamentos. Es importante que formen parte de sus respectivas familias y que la nueva camada llegue a un hogar en donde estén dadas las mejores condiciones para su recibimiento (tanto afectivas como espacio, higiene, etc.).
Se debe poder acceder a los certificados de libre displacia de los padres, a sus libretas sanitarias, inscripción en los Clubes (en este caso del Pastor Blanco Suizo, e inscriptos así mismo en FCA) y los aptos de cría. Se permitirá de esta manera conocer la salud de los perros encargados de engendrar la camada y siendo de suma importancia el imprinting en los cachorros no se lo dejará en manos del azar.

En un principio estos perros fueron seleccionados para pastorear y debían poder adaptarse rápidamente al entorno. Esto les provocaba desarrollar un estado de alerta permanente para reaccionar rápido a cambios e improvistos, resultando ser luego, perros con una reactividad extremadamente alta a los estímulos. Esto es buenísimo, les permite ser muy adiestrables, pero una mala socialización, privados de contacto, experiencias y la falta de conocimiento por parte de los responsables de la camada en esa delicada fase de contacto con el mundo, puede dar lugar a perros nerviosos o temerosos.

Por eso es muy importante adquirir un cachorro de un criador serio, que conozca bien a los animales y sobre todo que como objetivo asuma y priorice mejorar la raza más que los fines económicos.

Dejanos tu Mensaje